Un evento tan importante como unir nuestra vida al lado de otra persona debe inmortalizarse de la mejor manera. Es por eso que las parejas contratan a un fotógrafo especializado para que capture cada momento de la celebración. Y algo que resulta verdaderamente molesto es que los invitados quieran tomar fotografías y compartirlas antes de que siquiera los novios hayan dicho: ¡Sí, acepto!

Es por eso que desde Estudio Tandem queremos daros algún consejo para que esto no suceda. Sabemos que es muy difícil que en estos tiempos que corren no seamos capaces de no usar nuestro teléfono móvil a modo de cámara para captar esos momentos tan especiales, pero ciertamente es que muchas veces al ponerse de pie o al sacar nuestro teléfono móvil estamos obstruyendo la visión del fotógrafo, y en consecuencia no dejamos al fotógrafo profesional hacer su trabajo. No es bonito estar en el altar esperando a la novia y que la rodeen 50 teléfonos móviles, igualmente pasa en el momento del baile, o de la tarta, y un largo etc… Por ello os dejamos aquí una carta, para que la podáis enviar a todos vuestros invitados, o colocar en una pizarra a la entrada de la ceremonia, o junto con vuestras invitaciones de boda.

Esta carta se ha extendido y divulgado por muchos fotógrafos y nos alegramos de ello, pues fue escrita por Fran Russo con la intención de ayudar. Para lograr imágenes mágicas os recomendamos que la enviéis a vuestros invitados. Si queréis personalizadla, pero es importante. Y no solo por las fotos, sino por la magia en sí del momento y por vuestros nervios. Confiad, tenemos mucha experiencia en esto y hemos visto de todo. Mejor ser precavidos! 🙂

 

“Esto es importante. Tan importante como todo el amor que vais a poner tratando de ayudarnos a que el recuerdo de nuestra boda sea mágico. Y como es importante, mucha gente ese día, con todo ese amor, sacará su teléfono, o su cámara, para intentar hacernos un regalo.

Pero nosotros os hemos invitado para que disfrutéis y seáis partícipes del momento, coprotagonistas, no cámaras. Para ello hemos contratado a un profesional que sabemos no se perderá ni un detalle, todo lo que nosotros veamos y todo lo que nosotros no veamos. Seguro que pensáis que por vuestra afinidad lograréis mejores imágenes, pero esa persona sabe lo que hace y lo demuestra. 

Seguro que pretendéis ayudarnos porque imagináis que luego tengamos solo un puñado de fotos típicas, pero no, tendremos miles de imágenes sorprendentes desde todo ángulo imaginable.

Por favor, dejad las cámaras en casa, apagad los teléfonos y disfrutad, con nosotros. Confiad en nosotros, para eso estáis ahí, para acompañarnos con todo vuestro amor. No os imagináis la magia que se puede perder cuando tantas cámaras pululan alrededor, además de ponernos nerviosos.

Disfrutad con nosotros esos momentos, siendo, insistimos, protagonistas. Para que, cuando tengamos las fotos, las disfrutemos todos recordando los momentos de la mejor manera, con vosotros formando parte de la historia. 

Gracias de corazón por ayudarnos a recordar mejor nuestro día y hacerlo de forma consciente”