Cuando Jesús y Balbina nos contrataron para realizar su reportaje de boda ya nos hicieron saber que querían organizar una boda original a la vez que sencilla, querían hacer las cosas bien y, la verdad, que contaran con nuestro trabajo cuando alguien busca a profesionales que no le fallen, es toda una satisfacción.

Una boda llena de sorpresas y llena de momentos inolvidables. Desde la emotiva ceremonia en ese maravilloso invernadero de cristal en el Huerto de Santa María, hasta la espectacular comida con la que hicieron disfrutar a todos y cada uno de sus familiares y amigos.

Se notaba en el ambiente que estaban disfrutando del mejor día de su vida, rodeados de toda la gente que los quiere y los apoya en todo, muchas sonrisas y lágrimas nos acompañaron en cada momento, muchos sentimientos a flor de piel! Aún se nos pone la piel de gallina cuando vimos la cara de todos los invitados al ver aparecer a la novia desde lejos…el novio ya esperándola con lágrimas en los ojos, y en su encuentro, las miradas hablaban por si solas, transmitían todo el amor que sentían el uno por el otro, y ya no solo amor sino también complicidad, amistad y confianza…

Muchas gracias por hacernos partícipes de vuestro gran día, que seáis muy felices!