Cuando la mamá de Leo vino a visitarnos al estudio, nos comentó que quería hacer una sesión de su bebé de seis meses, ya que no había podido hacerla antes, pero como le dijimos, nunca es tarde para hacerle fotos a tu bebé, si que es cierto que cambian por semanas, pero no por no haberle podido hacer una sesión de recién nacido, vamos a dejar de hacerle después, de hecho, no deberíamos de parar de hacerle! es un recuerdo para toda tu vida, y hay que pensar que nunca más vas a poder hacerlo, así pues os recomendamos a todas las mamás y papás que tengáis la duda de si hacer fotos o no a vuestro bebé, no lo dudéis, es algo muy bonito y especial, y además, os lo pasaréis muy bien con él durante la sesión, no solo eso, si no que seréis la clave para que el bebé esté tranquilo, contento, y así conseguir unas fotos naturales y espontáneas.

Es muy difícil hacerle fotos a un bebé, nunca sabes como le va a sentar que le hagan fotos, ni si nos va a tener miedo, o se va a poner a llorar, por eso nosotras antes de nada, queremos conocerle, estar con él, jugar, cantarle su canción favorita, y sobretodo no tenemos prisa, no forzaremos las cosas, la sesión tarde o temprano saldrá, y en este caso, siempre es el bebé el que manda.

Leo fue muy buen modelo, como todos los bebés tuvo sus ratos de llorar, pero nada que no pudiéramos calmar con un juguete y con unas caricias, para nosotras siempre es un placer trabajar con ellos, como siempre decimos, no hay nada mas natural que la inocencia, la curiosidad, y el amor de un niño.

Gracias Leo!