Hoy queremos dedicar este post a una de nuestras últimas sesiones de fotografía de recién nacidos, o lo que es lo mismo, fotografía newborn.

La sesión ya contaba con un fuerte y especial componente emotivo, y es que era un regalo sorpresa y pensado por alguien muy cercano y especial.

En la gran mayoría de las sesiones fotográficas que realizamos son los propios padres los que toman la iniciativa de ponerse en contacto con nosotras para realizar esta sesión tan especial, que por supuesto permanecerá en sus recuerdos para siempre, pero en algunos casos y cada vez más frecuentes, son compañeros de trabajo, hermanos, amigos, los que deciden regalar una sesión de fotos de bebes, particularmente la sesión newborn.

Y es que es un regalazo! Tener las fotografías de sus primeros días, detalles, gestos y posturas. Un recuerdo sin duda muy especial tanto para los padres como para el recién nacido cuando sea mayor.

Y que decir de Carla…no pudo portarse mejor! casi nos la quedamos con nosotras en el estudio!

Un placer familia, gracias por todo 😉

Y sobretodo gracias a esa personita tan especial que decidió hacer este regalo único e irrepetible 😉